Shell aumenta el dividendo y estabiliza la producción

Shell, ha desechado en los últimos meses varios proyectos, incluidos los de energía eólica marina, hidrógeno y biocombustibles.
Shell, ha desechado en los últimos meses varios proyectos, incluidos los de energía eólica marina, hidrógeno y biocombustibles.
Compartir:

Shell aumentará sus dividendos y la recompra de acciones, al tiempo que mantendrá estable la producción de petróleo hasta 2030, según anunció el miércoles su CEO, Wael Sawan, en un intento de recuperar la confianza de los inversores, que dudaban sobre su plan de transición energética.

En un nuevo marco financiero anunciado antes de una conferencia de inversores en Nueva York, Shell dijo que aumentará la distribución general a los accionistas a 30% a 40% del flujo de caja de las operaciones de 20% a 30% anteriormente.

Esto incluye un aumento del dividendo del 15% y un incremento del ritmo de su programa de recompra de acciones a partir del segundo trimestre hasta 5.000 millones de dólares, frente a los 4.000 millones de los últimos trimestres.

El marco financiero es el eje del esfuerzo de Sawan por impulsar el rendimiento de las acciones de Shell en relación con sus homólogas estadounidenses, después de que muchos inversores rechazaran a la empresa británica incluso después de que obtuviera un beneficio récord de 40.000 millones de dólares el año pasado.

El grupo se ha enfrentado a la preocupación de que se estaba alejando del petróleo y el gas en un momento de auge de los precios de la energía, mientras que los rendimientos de sus crecientes negocios de energías renovables y bajas emisiones de carbono seguían siendo pobres.

“Rendimiento, disciplina y simplificación serán nuestros principios rectores”, dijo Sawan, que asumió el cargo en enero, en un comunicado.

“Invertiremos en los modelos que funcionen: los que ofrezcan mayor rentabilidad y aprovechen nuestros puntos fuertes”.

Las acciones de Shell subían un 0,35% a las 0750 GMT. El aumento del dividendo, hasta unos 33 céntimos por acción, es el sexto desde que Shell redujera en abril de 2020 su dividendo, que entonces era de 47 céntimos, en casi dos tercios, el primer recorte desde la Segunda Guerra Mundial, a raíz de la pandemia de COVID-19.

La relación de pago más alta hará que Shell siga siendo “competitiva con sus pares”, dijo el analista de RBC Biraj Borkhataria en una nota.

 

Shell mantendrá estable su producción de petróleo

Shell abandonó su anterior objetivo de reducir la producción de petróleo en un 20% para 2030, tras haber alcanzado ampliamente la meta. Produjo alrededor de 1,5 millones de barriles diarios de petróleo en el primer trimestre de 2023.

Ahora, mantendrá estable su producción de petróleo hasta 2030 y aumentará su negocio de gas natural para defender su posición como mayor operador mundial de gas natural licuado (GNL).

El gasto de capital se reducirá a entre 22.000 y 25.000 millones de dólares anuales para 2024 y 2025, frente a los entre 23.000 y 27.000 millones previstos para 2023.

El cambio de rumbo de Shell sigue a una medida similar adoptada por su rival BP a principios de año, cuando su CEO, Bernard Looney, se retractó de sus planes de reducir su producción de petróleo y gas en un 40% para 2030.

Sawan, de 48 años y nacionalidad canadiense-libanesa, que anteriormente dirigía las divisiones de petróleo, gas y energías renovables de Shell, ha desechado en los últimos meses varios proyectos, incluidos los de energía eólica marina, hidrógeno y biocombustibles, debido a las previsiones de escasa rentabilidad.

El miércoles declaró que también está llevando a cabo una revisión estratégica de los activos energéticos y químicos de Bukom y Jurong Island, en Singapur.

 

Posible freno a los planes climáticos de Shell

Las especulaciones de que Sawan iba a frenar los planes de Shell de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y apostar por las energías renovables han molestado a los inversores preocupados por el clima.

Es probable que el aumento de la producción de combustibles fósiles provoque un incremento de las emisiones absolutas de gases de efecto invernadero de Shell, a pesar de que la empresa mantiene su compromiso de reducir las emisiones a cero para 2050.

Los compromisos climáticos de Shell se basan en la reducción de la intensidad de las emisiones por unidad de energía producida, lo que significa que las emisiones absolutas pueden aumentar, aunque disminuya la medición de la intensidad.

Su objetivo actual es reducir en un 20% la intensidad de sus emisiones en 2030, incluidas las derivadas de la combustión de los combustibles que vende.

Los científicos afirman que el mundo necesita reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en torno a un 43% para 2030 con respecto a los niveles de 2019 para tener alguna posibilidad de cumplir el Acuerdo de París de 2015.

Shell también se enfrenta a una sentencia de un tribunal holandés que le ordena reducir drásticamente sus emisiones. Ha recurrido la decisión.

FUENTE: WORLD ENERGY TRADE

 

Bitget

INFORMACION SOBRE EL BROKER Descripción: Desde 2018, han construido un...

0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments