Juan Carlos Ureta (Renta 4) “Sin la economía financiera, volveríamos dos siglos atrás”

Compartir:

El presidente del banco español recuerda los beneficios de la “auténtica inversión”: innovación, generación de empleo y desarrollo social.

Numerosos mitos modernos intentan invalidar el concepto primario de inversión. Pero casi todos son falsos. Ni la inversión privada es especulativa siempre ni es solo para ricos. Todo lo contrario. La auténtica inversión, la que se hace con los objetivos adecuados, tiene muchos beneficios: innovación, generación de empleo, desarrollo social…

Esta es la idea central sobre la que gira el pensamiento de Juan Carlos Ureta, presidente de Renta 4 Banco. “Si la economía no fuera financiera, sería más pequeña e implicaría peor calidad de vida para todos. Volveríamos dos siglos atrás”, advierte en un intento de democratizar el mundo de los mercados de capitales.

En una entrevista con Invertia, este histórico banquero de inversiones español abre un paréntesis inicial para sentar las bases de lo que se entiende por inversión. “No es más que dedicar unos recursos que se han obtenido y no se han consumido a incrementar la capacidad futura de hacer cosas útiles. Esto era así en las sociedades primitivas, en lo referente a la agricultura, y lo sigue siendo en las sociedades monetarias y capitalistas actuales, en todos los sectores imaginables”, explica.

Ureta sale al paso de quienes cargan contra los inversores en un momento de extrema polarización social. “Los mercados financieros han hecho más compleja la idea de invertir, pero la idea primaria sigue siendo la misma, usar bien los recursos que no hemos consumido”. Por tanto, opina, “no hay que prescindir de la herramienta, sino utilizarla bien”.

Solvencia y liderazgo

El presidente de Renta 4 Banco sabe de lo que habla. Su compañía ha logrado auparse como una de las principales firmas de inversión en España con un modelo de slow finance abierto para todos, desde los pequeños hasta los grandes inversores. Según sus últimos resultados trimestrales, los activos totales de clientes alcanzan los 25.000 millones de euros, de los cuales 12.000 millones son fondos de inversión, planes de pensiones y sicav, un 31% más que en el mismo periodo del año anterior.

Hasta marzo, ha logrado un beneficio neto atribuido al grupo de 7,1 millones de euros, un 113% superior, con ratios de solvencia (CET1 Fully Loaded) y retorno sobre el capital (ROE) entre los más elevados del sector: 18,5% y 20,4%, respectivamente.

De Amazon al hidrógeno

En su afán por desmontar teorías de la conspiración en torno a la inversión colectiva, véase que los fondos son buitres carroñeros que únicamente buscan saciar su hambre sin más miramiento que los pelotazos a corto plazo, Ureta subraya que, “en su conjunto, los mercados financieros son largoplacistas”.

Es más, pone de ejemplo a una de esas multinacionales que todos los ciudadanos del mundo, independientemente de su estatus, se han acostumbrado a usar: “Si los mercados fueran cortoplacistas, no hubieran financiado a Amazon en pérdidas durante 15 años”. Y lo cierto es que da que pensar.

El Amazon de hoy posiblemente sea el hidrógeno del mañana. Este elemento químico ya se ha convertido en un activo subyacente de los fondos pioneros en la materia, como el que tiene Renta 4. “Hoy no es rentable, pero se está financiando a futuro”, y seguramente será la nueva forma de energía verde y barata que emplearán las próximas generaciones. Incluso la nuestra podría llegar a verlo.

Y aunque haya una pequeña parte de los mercados que sea cortoplacista, especulativa en el buen sentido de la palabra, “tampoco es malo, porque da transaccionalidad y liquidez, y eso también es importante”, en opinión de Ureta.

Desarrollo

Si se quiere luchar contra la desigualdad social, un fenómeno que ha crecido con la pandemia de Covid-19, la inversión privada también se antoja de vital importancia. Echando la vista atrás y en clave histórica, “los países que no han progresado es porque no han tenido la suficiente capacidad de inversión”.

Para el directivo, urge dotar de capital a esa parte de la humanidad que no tiene las mencionadas capacidades. “Para que no aumenten más si cabe estas desigualdades”.

La pandemia

De nuevo, un ejemplo de lo que una buena canalización de la inversión privada puede hacer por el conjunto de la sociedad. “En menos de 12 meses, ha habido capacidad para desarrollar vacunas contra el coronavirus. Y eso ha sido factible”, matiza Ureta, “gracias a que la industria farmacéutica llevaba años invirtiendo, investigando”. El resultado se puede calificar a todas luces de “logro extraordinario”.

“Durante los primeros meses del virus, dos tercios de la humanidad estuvieron confinados y, sin embargo, la economía no se paró porque ya era muy digital”. Todo se pudo hacer a través de teléfonos móviles, tabletas u ordenadores sin desplazamientos físicos de por medio: teletrabajar, comprar y entretenerse, todo en casa.

“Si el mundo ha podido funcionar estos meses es por la inversión realizada durante décadas en mercados como el Nasdaq. Esa inversión, a la que siempre se le achaca que a priori no tiene utilidad, ha soportado una pandemia. Todos hemos hecho videollamadas con nuestros smartphones o hemos visto películas y series en Netflix”.

Otra prueba superada más para la inversión privada, asevera el máximo responsable de Renta 4 Banco. La inversión al servicio de la sociedad.

 

Fuente: Canal digital elespanol

noticias de tu interés:

Gazprom suspende el dividendo y sus acciones se hunden un 30%

Los bonos basura dan una señal de advertencia a las acciones

¿Está el dólar de Singapur dando otra señal de peligro en las acciones?

Genevemarket

INFORMACIÓN SOBRE EL BROKERS Descripción: Ofrece más de 300 instrumentos...

0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments